Ariana Grande ofreció su concierto benéfico en homenaje a las víctimas del atentado terrorista que hace 11 días causó la muerte de 22 personas después de un concierto suyo en el Mánchester Arena.

Y no estuvo sola en el escenario. Miley Cyrus, Katy Perry, Take That, Coldplay, Usher, Niall Horan, Pharrell Williams, Robbie Williams, Liam Gallagher, Mumford & Sons o Justin Bieber se unieron a ella sobre el escenario emocionando a los 50.000 asistentes.
Las entradas se agotaron en 20 minutos. Se vendieron 35.000, y las 14.200 restantes fueron gratuitas para los asistentes al primer concierto, el que fue blanco del ataque terrorista. No fueron los únicos que disfrutaron del concierto. La MTV lo retransmitió en 180 países.
El directo se celebró en el Manchester Old Trafford, y marcó un antes y un después en la historia del pop: era la primera vez que el mundo de la música se subía junto a un escenario para condenar un atentado terrorista del Estado Islámico

Compartir