La cantante estadounidense Ariana Grande, que se declaró “destrozada” por el sangriento atentado yihadista perpetrado cuando finalizaba un concierto en un estadio de Manchester (Reino Unido),regresó hoy a su hogar en Boca Ratón (Florida, EE.UU.), informó un medio especializado en la farándula.

De acuerdo con el sitio ENews, Ariana Grande, de 23 años, llegó el martes por la mañana en un avión privado a Boca Ratón, ciudad en el sur de Florida, acompañada de su madre, Joan Grande, y su mascota Toulouse, un cruce de Beagle y Chihuahua.

En el aeropuerto local la esperaba su novio, el rapero estadounidense Mac Miller.

 

Compartir